SAN MARCOS DE BEAS DE SEGURA Y ARROYO DEL OJANCO: TODOS PARA TODOS. 

Francisco Javier Martín del Río.

 

 

     Salimos del hotel viendo en la televisión andaluza el programa Toros para Todos dedicado a Palomo Linares, y no se me ocurre mejor titulo para lo que vivimos después, ya que con 85 reses en Beas de Segura y 60 en Arroyo de Ojanco, el que no coge toro es por que no quiere...

     Para los que no hayan visitado nunca esta fiesta, (como yo hasta hace unos días) se la voy a describir con mis sentimientos. Decía Hemingway que el paraíso para el sería una barrera de sombra en Pamplona, con el callejón lleno de agua y pescar mientras toreaba Antonio Ordóñez; después de lo vivido, para mi el cielo es estar en Beas, con la cuarta parte de la gente que abarrota las barreras y con el cielo nublado para no soportar durante seis horas un sol de justicia.

     Lo primero que nos sorprendió es llegar con media hora de antelación, y no ver por el camino caravanas de vehículos, como suele suceder en las fiestas de Castilla ... ¿Nos habríamos equivocado de pueblo?; error, ya estaban las calles y los aparcamientos con todos los vehículos del mundo.

     Empezaron la suelta de reses, camión tras camión durante cuatro horas, con apenas intervalos de cinco minutos para cambiar los camiones. Al principio tenías interés por ver el de la Cardenilla, el de Carlos Núñez, el de... Luego daba igual; seguías por el recorrido según gustos, con cinco o seis reses en la calle a la vez te dejabas influir por los sentidos; con éste que remata más, con éste de un trapío impresionante ... Hasta que los introducían en los cajones, en los portales, en las cocheras...octogenarios haciendo de torileros en las escaleras de sus casas, abuelas citando desde los bidones protectores...Con cerca de seiscientos metros de graderío cómodo y vallado horizontal durante todo el recorrido puedes disfrutar viendo, corriendo, citando, recortando hasta que las piernas dicen basta y buscas un lugar para tomarte algo, y te asombras a ti mismo de que estés en una terraza.
Cinco toros pasando por delante !Y ni siquiera les prestas atención!.

     Al día siguiente nos repartimos entre Arroyo y Beas para ver los cascados, ceremonia en la cual se atan los toros bien al vallado, o bien a un poste, y los engalanan con petos y cascabeles para correrlos de nuevo por las calles; eso sí ... después de desembarcar otro camión mas de reses: Debieron  considerar que había pocas por las calles.

    Fotos

Patronato del Toro de la Vega. Tordesillas (Valladolid)