CRÓNICAS DE LOS TOROS ENMAROMADOS DE BENAVENTE 2.016.

 

Francisco Javier Martín del Río.

 


  

 Toro enmaromado 2016.

      El ejemplar elegido para la ocasión después de una lesión en la finca del titular, fue Pitarroso de la ganadería de Samuel Flores, un ejemplar precioso en la línea de la ganadería, cornalón, con cerca de los seiscientos kilos de peso.
Con tarde nublada y amenazando lluvia, y muchos efectivos de la benemérita pertrechados mas para repeler un ataque yihadista, que una posible aparición de giliflautas, (y me malicio que con mas miedo todavía a pancartas apoyando festejos de otras localidades) ya que en estos casos es mas efectivo una porra -"defensa", que dicen las fuerzas de orden- que chalecos antibala; pero como decía mi padre:

-  ¡Un tonto hace un ciento, si le das lugar y tiempo!.

y a éstos les hemos dado de tiempo veinte años en el lugar de mandato de la Junta de Castilla y León.

     El burel salió lentamente, con la cara arriba observando, hasta que pego un derrote hacía la línea inferior de corredores, provocando una montonera y dejando la huella de los pitones en el cuello a un corredor de mediana edad; viendo el varetazo, fue cuestión de centímetros la tragedia total.
El animal recorrió las primeras calles muy lentamente, con paradas continuas y leves arrancadas entre paso y trote, arrancándose hacía los cites sin codicia y sin entrega, tanto hacia delante como hacia atrás; la gente avanzaba hacia atrás buscando dónde estaba el astado y dejando la calle de la Rua con mas gente por metro cuadrado que la Estafeta de Pamplona en años buenos.

     El burel pego la arrancada mas larga provocando caídas y sustos en toda la calle, mas por los empujones del miedo que por los posibles empellones del toro, que observaba a su trote como golpeaban las cabezas en el adoquín en montoneras a ambos lados de la calle, y en algunos casos saltando por encima de los caídos, llegando a la primera argolla con alrededor de media hora de tiempo, uno de los mas lentos que recuerde.

     Soltado de la argolla, la misma tónica, a golpe de cite y arriesgando consiguieron los corredores hacer avanzar al morlaco. En la cuesta de la estación, mi amigo Salva adelanta al toro citándolo para provocar su arrancada y tropieza en la misma cara del toro, llevándose de recuerdo quince centímetros de cornada en el escroto, y agradecido de que no tuviera codicia y sólo se lo quitara de encima.

    Unos metros mas adelante y continuadas paradas provocaron que la gente se confiara nuevamente y en un portal de la plaza Juan Carlos I no pudieran entrar adecuadamente todos los que estaban, y al final el animal estableció el orden de entrada infiriendo una cornada a una mujer en la pierna. Para evitar mas percances y por la tremenda demora se decidió acortar el recorrido bajándolo directamente de la calle de los Carros al matadero, llegando a éste con la boca totalmente cerrada y las pezuñas casi intactas al no haberse entregado nada.

 

Toro Enmaromado del Sábado MAY 28

Para no quitar protagonismo al oficial, se corrió por primera vez el sábado otro toro enmaromado, denominado "Toro de las Peñas".

     Después de un chaparrón que resto afluencia de público y la confluencia con el partido de futbol de la Champions, se soltó con menos gente que el miércoles otro ejemplar de Samuel Florez, de capa colorada y atigrada muy semejante a su compañero de camada del miércoles, pero con menos cara, cerca de cien kilos menos y carácter totalmente opuesto.

     Realizó una salida limpia y rápida, recorriendo las primeras calles entre trote y galope, presentándose en apenas cinco minutos en la Plaza de Santa María, se había decidido previamente no atarle en la primera argolla para probar la efectividad (Muchos aficionados llevamos cerca de veinte años reclamando este cambio, ya que parar al animal en las primeras carreras y provocar tirones, hace que muchos toros se rajen antes de tiempo) el burel siguió su recorrido a buen ritmo hasta llegar a la calle de los Carros, donde cuesta abajo emprendió la carrera mas rápida de la historia conocida, empezando a ganar metros de maroma, más metros y al final de la calle adelantar a los de la punta, que miraban atónitos al burel preguntándose durante unos instantes: ¿Y que se hace en este caso?.

     durante apenas un minuto el espectáculo era mas parecido a Palazuelo de Vedija donde el astado va delante, y los corredores le siguen corriendo aferrados a la soga, hasta que llegaron mas efectivos extenuados de la carrera que consiguieron frenarle y reconducir la situación. Con la misma rapidez recorrió todas las calles, realizando las paradas en las dos argollas restantes, completando todo el itinerario, provocando caídas en casi todas las bocacalles al entrar el animal con maroma ganada casi siempre.

     Dejó buen sabor de boca en los corredores que llegaron al borde de la asfixia por el esfuerzo, por los espectadores que pudieron ver al morlaco perfectamente, ya que, cuanto mas rápido realiza el recorrido, menos gente le rodea y se le puede ver mejor, por los propietarios de balcones en el itinerario que llevan muchos años sin que pase por debajo de su casa al acortar calles, y por las asistencias que no tuvieron que intervenir ninguna herida por asta, aunque si numerosas lesiones y raspones de caídas, pero que una vez pasado el peligro, sirven para echar unas risas y cojear ligeramente durante el resto de la semana.

Patronato del Toro de la Vega. Tordesillas (Valladolid)